COMUNICADO DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA EN RESPUESTA AL PUBLICADO POR COMISIONES OBRERAS el 1 de AGOSTO 2020, DESAUTORIZANDO EL ACTO CELEBRADO POR EL PFE EN EL LOCAL DEL SINDICATO DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. – Partido Feminista de España

La Comisión Política del Partido Feminista de España,
MANIFIESTA:

Su más profunda repulsa al comunicado que ha hecho público CCOO Canarias con motivo del acto que el Partido Feminista de España celebró en el local de CCOO y UGT de Las Palmas de Gran Canaria el pasado 31 de julio.

El comunicado del sindicato está plagado de falsedades, acusaciones sin fundamento contra el PFE y declaraciones impropias de una organización sindical.

En primer lugar, CCOO no convocaba el acto ni participaba en él, únicamente cedía el local y la concesión durante dos horas para que el Partido Feminista de España realizara un acto público para debatir diversos temas políticos y feministas la realizó Esther Ortega Romero, responsable insular de Comisiones. María Jesús Fernández, la coordinadora del PFE en Canarias le envió el cartel donde se anunciaba el acto y el lugar de celebración con 20 días de adelanto de la fecha señalada y la citada responsable le dio el visto bueno sin poner ninguna objeción. La prueba de ello es que María Jesús Fernández y Felipe de la Nuez, organizadores del acto, recogieron la llave del local por la mañana del día citado sin problema alguno.

El incalificable comunicado de CCOO no sólo miente cuando dice que la aparición de sus siglas en el cartel no fue autorizado por la organización, lo que resulta ridículo y nadie puede creerlo cuando ha estado publicado en RRSS durante veinte días sin que ningún responsable del sindicato protestara, sino que además se pierde en consideraciones que están fuera de las atribuciones de una organización de trabajadores, dedicándose a criticar al Partido Feminista por su línea ideológica, y que resultan un insulto a la inteligencia cuando afirma pomposamente “que no va a permitir que se retroceda o se cuestionen derechos que tantos años ha costado conseguir para las mujeres trans”.

Hace falta no tener sentido de las proporciones para no sentir vergüenza al hacer esta afirmación. Un sindicato que nunca emite un comunicado sobre los feminicidios que cuestan cien vidas de mujeres cada año, ni sobre la violencia machista, las violaciones que sufren 15.000 víctimas anualmente, el acoso sexual en el trabajo que padecen miles de empleadas, ni sobre las diferencias salariales entre hombres y mujeres, más los despidos de trabajadoras embarazadas, el trabajo parcial y eventual femenino, la imposibilidad de conciliar el trabajo con las responsabilidades del cuidado de toda la familia y todas las otras discriminaciones que sufren las mujeres secularmente, ahora CCOO tiene que salir a romper sus lanzas solo acerca de los derechos de las mujeres trans. Y además miente acusando al Partido Feminista de pretender anular sus derechos.

El comunicado está redactado como si el PFE tuviera responsabilidades de gobierno y estuviera legislando contra los transexuales, cuando lo que se celebró fue un debate, con muchas otras personas y colectivos sobre diversos temas de actualidad,como las elecciones gallegas y vascas, los vientres de alquiler, la prostitución -como está anunciado en el cartel-, entre los que se trató de la ley Trans que suponemos CCOO no conoce pero sobre la que se atreve a opinar mostrando su ignorancia.

La pomposa y rotunda declaración que CCOO realiza para defender la Ley estatal LGTBI+ es producto de la presión que el lobby trans está ejerciendo sobre todas las organizaciones sociales para que se estigmatice, se persiga y se insulte a toda aquella persona o asociación, así como al Partido Feminista, que se muestre en desacuerdo con lo propuesto en el proyecto de Ley LGTBI. Así es como entiende CCOO la libertad de expresión, el debate abierto y las enmiendas que se pueden presentar ante cualquier proyecto legal.

En estos conflictivos momentos en que el desempleo ha afectado a más de un millón de trabajadores y las Mesas de Reconstrucción social, de trabajo y de economía que ha organizado el gobierno ni reconstruyen nada ni protegen a los trabajadores, CCOO, a través de su Secretario General, Unai Sordo, públicamente, se muestra complaciente con los planes europeos y españoles que van a seguir manteniendo en la miseria a amplios sectores sociales, con el trabajo precario y mal pagado a la mayoría de asalariados. Y sin que haya pronunciado todavía una palabra en favor de las mujeres que sufren las mayores explotaciones, como las fresadoras de Huelva, las plataneras de Canarias, las mariscadoras de Galicia, las del sector textil, las limpiadoras de hoteles, y una larga serie de sectores de producción femeninos que sufren las mayores explotaciones, rayanas en la esclavitud. Esa central sindical que en ese comunicado tan pomposamente presume de feminista, ha sido indiferente y hasta cruel durante medio siglo con los abusos y explotaciones que han sufrido las mujeres en el trabajo asalariado. Solamente ahora, con esa ley infame LGTBI+ que divide al Movimiento Feminista, indigna a las personas sensatas y provoca un verdadero enfrentamiento con el Partido Feminista y el PSOE, sale CCOO a gallear de defender los derechos de las mujeres trans. Al parecer los derechos de las demás mujeres no les importan.

El Partido Feminista ha defendido siempre, desde mucho antes de que CCOO tuviera una sección de la mujer, los derechos de todos los oprimidos y perseguidos, fueran hombres, mujeres, lesbianas, homosexuales, transexuales, con el riesgo personal que sufrimos de ser encarceladas y torturadas. CCOO no tiene autoridad alguna para darnos lecciones de feminismo.

La intolerancia y el fanatismo que hemos comprobado rigen en CCOO no son propias de aquel que fue sindicato de lucha antifascista y que debería dedicarse a proteger y defender a las trabajadoras como no lo ha hecho en su más de medio siglo de existencia. Si este es el comportamiento y el programa de acción de esa central sindical -advierten que son todas las organizaciones confederadas las que están de acuerdo con el comunicado de Canarias- ese sindicato se hundirá en el desprestigio y la irrelevancia todavía más de lo que ya están sufriendo. Con una afiliación ridícula, una sumisión inaceptable a la patronal y una ineficacia absoluta en la defensa de los trabajadores, quedará convertida en sindicato amarillo, cómplice necesario del Capital.

Las Palmas, 3 de Agosto 2020.
LIDIA FALCÓN, Presidenta del Partido Feminista de España.