LA PODREDUMBRE ENDÉMICA DEL RÉGIMEN MONÁRQUICO – Partido Feminista de España

En junio de 2014 abdicaba J. Carlos en la persona de su hijo Felipe, en medio de todo tipo de manifestaciones republicanas que fueron reprimidas por su “democracia”. La crisis política del régimen, con importantes casos de corrupción y escándalos del Rey, y millones de españoles echados a la calle, que podrían poner en jaque a la monarquía, motivaron esta operación. El régimen necesitaba un lavado de cara.

Hace dos días salía en la prensa que Felipe VI, “El preparao”, constaba como segundo beneficiario de la Fundación Lucum, titular de una cuenta en un paraíso fiscal, a través de la cual su padre recibió 100 millones de € (por su buen hacer) de la dictadura teocrática saudí. La fiscalía suiza sospecha que ese dinero es una comisión que recibió el rey J. Carlos por la obra del AVE a la Meca en la que participaron varias grandes empresas españolas. Todo un ejemplo de “conducta íntegra, honesta y transparente”.

Curiosamente, ayer, el mismo día en que se inicia el “Estado de alarma”, cuando todos tenemos que estar en casa, la Casa Real sacaba un comunicado en el que confirma tales hechos, lo que sería motivo para hacer convocatorias masivas de repulsa e invitación a que se vayan; el mismo día en que muchos hospitales de nuestro país se han quedado sin mascarillas, sin gafas, sin batas, sin EPIs; en que muchos trabajadores sanitarios y no sanitarios les ordenan entrar en las habitaciones sin la protección adecuada, en el que muchos pacientes con coronavirus no pueden recibir la atención necesaria; en que se están levantando hospitales de campaña pero hay miles de camas en los hospitales privados.

Mientras estos sinvergüenzas, sus amigos del gran capital (esos del AVE, los Botín, González, Fainé, Alierta, Sánchez Galán, Brufau, etc.) y “compiyoguis” nadan en dinero, lo llevan a paraísos fiscales para no tributar y los impuestos que pagan son mínimos gracias a la ley, que está de su parte, y a su legión de abogados, en nuestro país, en España, nos acribillan a impuestos, condenan a muchos a la pobreza y miseria, a salarios de hambre y precariedad laboral, al paro, a los desahucios, a pasar frío en la propia casa porque no hay dinero para pagar la calefacción,… Luego será a ellos, patriotas de la cartera, y a sus agentes políticos, vendepatrias, a los que se les llene la boca de “España”.

Mientras esos crápulas se enriquecen con las privatizaciones de la sanidad (y del resto de servicios públicos), que son promovidas por las distintas instituciones del estado, con el Rey y los gobiernos de turno a la cabeza, en nuestros hospitales faltan médicos, enfermeros, auxiliares, celadores, personal de limpieza, camas y UCIs, amén de todo el material preventivo. Nunca se ha visto más claro como ahora, con la crisis del coronavirus, que la privatización de la sanidad conduce a la enfermedad y la muerte y que solo unos fuertes servicios públicos son garantía de atención a las necesidades de la gente.

El Estado monárquico, como estructura de poder político, todo uno con el poder económico, se ha mostrado incapaz con la crisis de 2008 de solucionar los problemas vitales de los españoles. Ahora, con esta crisis sanitaria, no solo se muestra incapaz sino que ha resultado ser un peligro para la salud pública, para todos nosotros. Es un problema y un estorbo en nuestras vidas, que debemos desechar; un cáncer de nuestra sociedad que, además (¡estemos alerta!), puede utilizar esta nueva crisis económica, acelerada por el coronavirus, para que los de siempre sigan enriqueciéndose a manos llenas a costa de empeorar aún más nuestros problemas económicos, laborales y nuestras condiciones de vida (cuando se escriben estas líneas saltaba esta noticia: “Burguer King cesa actividad en España y presentará un ERTE de 14.000 personas”).

Está en nuestra mano, en la mano de las clases trabajadoras y populares, de los pueblos de España, de la mayoría social, de esa mayoría que produce y crea la riqueza de nuestro país (y que esos parásitos que se llaman patriotas se apropian) ponerle término. Hace falta claridad y firmeza, organización y luchar unidos, hombro con hombro.

¡Abajo la Monarquía! ¡Viva la República!

16 de marzo de 2020

Comisión Permanente de la Federación Republicanos – federacion.republicanos.info – federación@republicanos.info