La influencia de la COVID-19 en las mujeres. La pandemia de un Capitalismo en descomposición estructural

Toda crisis es una oportunidad de transformación social, que en estos tiempos adquiere un carácter muy especial, donde la guerra se traslada a otro nivel por el control humano, tanto en mujeres como en hombres. No es una guerra con tanques, barricadas, ni fusiles, donde la supervivencia y el miedo a la muerte cobra especial atención de fondo.

Voy a tratar de hacer un análisis contestando a una serie de preguntas esenciales:

¿Cómo se manifiesta esta crisis estructural globalizada en la división Social y del Trabajo en la actualidad, sobre todo en uno de sus eslabones más débiles como somos las mujeres?

¿Cómo ha afectado la pandemia a las mujeres inmigrantes ya marginalizadas en la sociedad española?

¿Hay un paralelismo entre el «virus» del Capital y la COVID-19?

El 11 de marzo de 2020, una fecha curiosa por su simbolismo implícito, la OMS declaró a nivel mundial la aparición del brote de COVID-19 de origen en Wuhan (China), a finales del 2019.

Un estudio de la ONU arroja unas cifras escalofriantes de 47 millones de mujeres y niñas están en pobreza extrema en 2021 causada por la COVID-19.

Después de año y medio, la pandemia y su gestión por parte de los gobiernos mundiales, ha provocado una serie de consecuencias a tener en cuenta.

La primera cuestión importante es un retroceso en libertades civiles, con mayor repercusión en las mujeres, que ha supuesto una profundización en las desigualdades materiales entre sexos, provocando un retroceso en derechos básicos de la mujer que tanto ha costado conseguir al Movimiento Feminista, sobre todo en España, y que analizo a continuación. Una lucha que debemos volver a activar en un marco postpandemia y que es esencial para recuperar una sociedad prácticamente quebrada y dividida.

La crisis sanitaria en España ha provocado un aumento de las diferencias sociales entre sexos, sobre todo a nivel económico, en los sectores más empobrecidos, además del aumento del grado de dependencia por perder muchas mujeres su trabajo o estar en una situación de máxima precariedad laboral o ERTE.

España, como eslabón débil de la cadena imperialista europea y mundial, al ser un país con industria extranjera, Capital Financiero y Terrateniente basados en la corrupción y el saqueo a la población española, y sobre todo ser un país donde la «riqueza» se basa en el Sector Servicios no ligados en la cadena del Sector

Obrero español, las mujeres nos hemos visto afectadas superlativamente, sobre todo en el sector de hostelería, socio-sanitario, como en residencias y hospitales, comercios, educación, donde se han concentrado los mayores despidos o cierres de empresa, y las trabajadoras del hogar, sobre todo en mujeres inmigrantes, que se han visto afectadas por la precariedad laboral y trabajar sin contrato, por lo que al ser despedidas no han podido ejercer su derecho al paro, subsidios, o ayudas tan cacareadas por el gobierno de coalición.

En nuestro país, estos sectores son donde se concentran más del 50% del capital de mujeres. En el doméstico, el confinamiento ha aumentado las responsabilidades en los cuidados a los hijos y tareas domésticas, la violencia machista ha forzado a las parejas a convivir más horas y a un mayor maltrato psicológico y físico. Con el parón forzado ha propiciado la violencia sin impunidad al no funcionar la Justicia Penal ni Civil, abusos sexuales a menores, y se han dado situaciones de explotación sexual en mujeres.

En la educación, las niñas, sobre todo de clases bajas, la UNESCO hace un estudio de cómo existe el riesgo de discriminación infantil y se les impide o excluye el derecho a tener una educación digna, o a no disponer de tecnología on line ni acceso a la información. Están niñas pueden ser caldo de cultivo para la explotación infantil, sobre todo en las zonas rurales aisladas de los grandes centros urbanos.

En cuanto a las mujeres inmigrantes, la pandemia ha hecho aumentar su marginación y discriminación vulnerando hasta el extremo libertades individuales.

La derecha y extrema derecha han estado luchando por excluir la sanidad gratuita a estos colectivos de mujeres sin papeles.

Las inmigrantes que viven en España han evitado acudir a sanidad por miedo a que fueran expulsadas de los centros hospitalarios. Y la violencia machista se hace más extrema con las agresiones a causa del confinamiento.

A nivel económico y social, este colectivo de mujeres es severamente perjudicado por no estar garantizado el derecho al trabajo, a una vivienda digna, por lo que muchas se ven abocadas a la mendicidad o robo, y también a la prostitución para sacar adelante a sus familias e hijos.

El capitalismo neoliberal disfrazado de pandemia sanitaria

Para comprender en profundidad las estrategias y mecanismos del Capitalismo diversificados en el tiempo, hago una similitud entre el Capital y el comportamiento de un virus de supuesto alto contagio.

La primera similitud es su globalización y capacidad de multiplicarse con gran rapidez los contagios en forma de crisis sanitaria y económica con un objetivo primordial: Dividir a la clase trabajadora y Obrera de los Pueblos del Mundo.

Marx y Engels ya lo decían: «“Trabajadores de todos los países, uníos”, en un llamamiento a la internacionalización de las luchas como única estrategia para enfrentar a un capitalismo que no tiene otra patria que su beneficio y explotación. Una pequeña conclusión se extrae de esto: la necesidad, tanto en un caso como en el otro, de articular mecanismos globales de respuesta. Y ahí entra el capital y sus tentáculos globales en el control de la información a través de monopolios empresariales que dictan qué decir o no decir a la población para su manipulación y creación de miedo a la supervivencia. Por tanto, el capitalismo maneja a la perfección la construcción de subjetividad, es decir, ilusión en lo positivo, y engaño en su polo más negativo.

La «virtud» de la COVID-19 ha puesto de manifiesto un hecho que las luchas políticas de la izquierda en España, de modo paradójico, venían reclamando desde tiempos lejanos pero para lo que nunca se estableció un programa político eficaz, o mejor dicho nunca han tenido ningún plan y se han dedicado a tergiversar luchas justas que ha «engullido» el Capital creando leyes que sirven a Lobbies, como la Ley Trans, o luchas LGTB utilizadas por el sistema para vaciarlas de contenido y convertirlas en escaparates comerciales, propiciando la pedofilia, abusos a menores, comercio sexual…

La actual pandemia está obligando a crear permanentes crisis económicas y sociales controladas por el Capital, a base de control sanitario, para perpetuar las cadenas del Capital hacia las clases populares, lo mismo entre hombres y mujeres. La eficacia del capitalismo contemporáneo es su capacidad de construcción de subjetividad, de infectar con el virus del neoliberalismo a toda forma de vida humana, sea hombre o mujer. Con la diferencia de que, lejos de buscar formas de protección, buscan sólo el beneficio, que es la finalidad del capital, por encima de la humanización y construcción de vida y bienestar, que tanto ha intentado vender el neoliberalismo.

Todos sabemos que la pandemia ha puesto en evidencia el capitalismo más virulento en su destrucción, como el virus, en sectores menos favorecidos, como las mujeres, la gente mayor o dependiente que es vulnerable o que ya no es productiva.

Y de ahí, que en su afán “constructivo”, el capital en forma de compañías farmacéuticas nos apabulla con su “seguridades y beneficios” en su consumo y carentes de toda vocación social y altruista, creando un ejército de dependientes al Capital, dando igual a qué clase pertenecen. La vacuna es igualitaria para todos, como la muerte.

Barcelona, 10 de mayo de 2021
Maite Gallego de la Cruz
Militante del Partido Feminista de España

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies