EL GOBIERNO DE CANARIAS APRUEBA LA LEY TRANS Y LA CIUDADANÍA NO SE ENTERA

Hace unos días el gobierno canario aprobó, gracias a la abstención del Partido Popular, una Ley Trans que perjudica tanto a las mujeres como a los menores. Se une así a otras doce comunidades donde ya están vigentes leyes semejantes. La llamada izquierda y la ciudadanía no han reaccionado; posiblemente no se han enterado del daño que esta ley causa a mujeres ni menores; posiblemente no se han enterado de que si esta Ley se llega a concretar en acciones legales, un hombre podrá convertirse en mujer simplemente porque “se percibe a sí mismo” como mujer, podrá cambiar la identidad registral sin necesidad de pasar previamente por pruebas psicológicas y psiquiátricas, se podrá hormonar a menores a partir de ocho años, los hombres podrán participar en competiciones deportivas femeninas, con la evidente desigualdad que esto supone, podrán entrar en lavabos y vestuarios femeninos y se podrán hacer muchos otros disparates.

Esta Ley Trans no solo lesiona los derechos de la mujer, sino que conculca la seguridad jurídica que debe regir nuestro Estado de Derecho, invade competencias de otros cuerpos legales, incluso de mayor jerarquía jurídica, pone en peligro la salud física, psíquica y la estabilidad mental de los menores,

Consideramos inaceptable la denominación de Transgénero que se adopta en todo el articulado de esta Ley presentada por Podemos, pues se trata de un constructo cultural que nada tiene que ver con la realidad biológica. El género no existe, existe el sexo. Por ese motivo rechazamos la llamada Identidad de género y la calificación de transfobia como “toda actitud, conducta o discurso de rechazo, repudio, prejuicio, hacia las personas trans”, que va en contra  de la libertad de expresión garantizada en el artículo 20 de nuestra Constitución. Esta Ley puede imponer una “caza de brujas” contra los que disientan de las normas presentadas en el Parlamento canario.

Los derechos de las personas transexuales ya están protegidos por la Ley 3/2007 de Igualdad de Género, que, entre otras cosas, establece un protocolo perfectamente definido para cambiar la identidad registral, incluso para transexuales que no se han sometido a tratamientos hormonales ni operaciones quirúrgicas. Las leyes Trans son, por lo tanto, innecesarias

El PFE hará cuanto esté en sus manos para denunciar la barbarie que esta Ley supone e informará a la ciudadanía de su peligroso contenido.

Los deseos NO SE PUEDEN CONVERTIR EN LEYES.

Mª Jesús Fernández
Coordinadora del PFE en Canarias
Miembra de la Comisión Política del PFE

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies