COMUNICADO DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA SOBRE LA REPATRIACIÓN DE LOS MENORES MARROQUÍES DE CEUTA

La Comisión Política del Partido Feminista de España, ante las devoluciones al reino de Marruecos de menores de esa nacionalidad que se hallan asilados en Ceuta,

MANIFIESTA, su absoluta repulsa ante una decisión que conculca los derechos de los menores protegidos por la Declaración de Derechos del Niño de Naciones Unidas, por la Ley de Protección del Menor española, y por los tratados y convenciones internacionales en las que España participa.

Además la operación se ha realizado con absoluto secretismo y repentinamente por la connivencia del Ministerio del Interior español con su homólogo del reino de Marruecos, sin publicidad ni intervención de los organismos adecuados y las asociaciones de protección de los niños. Constituye, por tanto, un acto flagrante de conculcación de las leyes y de los principios de la democracia, además de una evidente falta de principios morales y humanitarios por parte de un gobierno que presume de progresista. Y que cuando tomó posesión Pedro Sánchez de la presidencia hace tres años hizo gala de permitir al barco Aquarius el desembarco, en Valencia, de cientos de emigrantes que vagaban por el mar sin que ningún país les acogiera. No se puede ser más falsario. 

El Ministro Grande Marlasca, en un ejercicio de soberbia, como si fuera un dictador que no da cuentas a nadie de sus actos, y sin cumplir el mandato legal de proteger a los menores que están encerrados en campos de deportes, hangares y almacenes en la ciudad autónoma, como si fueran animales, ha encontrado la solución fácil al problema: se les devuelve a su país como si fueran mercancías. Naturalmente, con la necesaria connivencia del gobierno marroquí que es únicamente un esbirro de la tiránica monarquía alauita.

La operación es tan escandalosa que todas las organizaciones e instituciones que defienden la legalidad,  los Derechos Humanos y la protección de los menores: Save the Children, el Fiscal general del Estado, el Defensor del Pueblo, Amnistía Internacional, el Presidente del Consejo General de la Abogacía, e incluso Podemos que constituye gobierno con el PSOE, han manifestado su condena y su disgusto porque una conducta semejante se haya llevado a cabo por el Ministerio del Interior de España. Quien no se ha pronunciado, como si no existiera es Izquierda Unida, que parece haber desaparecido, a pesar de ostentar dos ministerios en el gobierno.  

La biografía profesional y política del señor Fernando Grande Marlasca explica claramente la formación moral y la ideología política del ministro del Interior. De profesión magistrado, Grande Marlasca se ha significado en el ejercicio de la judicatura por sus resoluciones a favor del poder y en contra de los damnificados. Fue el juez instructor del accidente del Yak-42 en Turquía, que costó la vida a 62 militares el 26 de mayo de 2003 cuando regresaban de Afganistán. Sin embargo, a los cuatro meses de llegar al juzgado, el 1 de junio de 2007, archivó el caso, y atribuyó las responsabilidades a la tripulación ucraniana, eximiendo al Ministerio de Defensa del accidente por contratar un avión inseguro y de la identificación fraudulenta de los cadáveres. El 22 de enero de 2008, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal revocó por unanimidad el archivo, alegando que el juez no había practicado diligencia alguna e indefensión de las víctimas. Una vez reabierto el sumario, citó como testigos a la cúpula militar del momento, y a los exministros Federico Trillo y José Bono. Finalmente el 20 de mayo de 2008, tuvo que imputar por 62 homicidios por imprudencia grave, a cinco altos mandos militares, entre ellos el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Antonio Moreno, máximo jefe de la cúpula militar en el momento del accidente.

El 30 de agosto de 2007, Grande-Marlasca decretó la apertura de juicio oral por injurias a la Corona a varios artistas gráficos.  En junio de 2007 decidió archivar la causa abierta contra cuatro directivos de Air Madrid por presunta estafa cometida durante la crisis que afectó a la aerolínea en diciembre de 2006 y, en septiembre de 2007, rechazó los recursos de apelación presentados por la Asociación General de Consumidores y Usuarios y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) contra el archivo del auto. En 2009 instruyó el caso contra la plataforma Gazte Independentistak. 40 personas fueron detenidas y pasaron hasta 2 años en prisión preventiva acusados de actuar bajo la organización ilegalizada Segi. En 2014 todos ellos fueron absueltos en la Audiencia Nacional. La sentencia determinó que la organización no estaba vinculada a Segi, sino al desarrollo de actividades de carácter político, además cuestionó la fase de instrucción por no garantizar los derechos de los acusados.

Para acabar de perfilar su trayectoria política, sepamos que fue nombrado miembro del Consejo del Poder Judicial por el PP.

En 2018 es elegido por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, como ministro de Interior. Durante su primer viaje oficial el 25 de junio se reunió con el ministro del Interior marroquí para abordar el problema migratorio y el terrorismo yihadista. Así mismo prometió  retirar las concertinas – los cuchillos instalados en lo alto de las verjas que separan Ceuta y Melilla de Marruecos- sin que nunca se haya llevado a cabo tal propósito.

Con este curriculum, nos preguntamos cómo es posible que el presidente Pedro Sánchez lo haya elegido para Ministro de Interior, y lo mantenga en el cargo después de las numerosas actuaciones que ha ordenado y permitido contra los derechos de la ciudadanía. Hemos de suponer que tanto el Presidente del gobierno como el resto de los ministros del PSOE están de acuerdo con la persecución de menores y emigrantes, y avalan las operaciones de devoluciones en caliente de emigrantes que han practicado en varias ocasiones la Guardia Civil y la Policía Nacional. El señor Grande-Marlasca estaría más adecuado en un gobierno de VOX.

Este es el gobierno social-comunista del que presumen PSOE y Podemos, mientras a Izquierda Unida ni se la oye ni se la espera.

En consecuencia,

RECLAMAMOS, la anulación inmediata de la operación de devolución de los menores marroquíes asilados en Ceuta, que se asile y proteja en condiciones adecuadas a esos menores, se proceda a exigir responsabilidades jurídicas y políticas a los que la ordenaron, y la inmediata dimisión del Ministro del Interior.

Comisión Política del Partido Feminista de España
16 de agosto de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *