COMUNICADO DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA SOBRE LA DIMISIÓN DE ADRIANA LASTRA, VICESECRETARIA DEL PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL

LA COMISIÓN POLÍTICA DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA, en reunión celebrada el 20 de julio de 2022, ante la dimisión de la Vicesecretaria del PSOE, Adriana Lastra, acordó hacer públicas las siguientes

 MANIFESTACIONES:

No podemos dejar de expresar nuestro asombro y disgusto ante los argumentos esgrimidos por la señora Adriana Lastra para justificar su abandono del cargo que ostentaba en el PSOE. Creíamos que alcanzado este año 2022, la maternidad no debía ser la motivación para que una mujer tuviera que abandonar un puesto de responsabilidad, que además, en este caso, es político, es decir se supone que vocacional y no únicamente laboral o económico.

Pretendemos que la lucha del Movimiento Feminista haya alcanzado el objetivo de que no se considere impedimento irresoluble la maternidad para que una mujer pueda desempeñar una tarea política. Si la gestación implica riesgo habrá que darle a la madre el tiempo necesario para que complete su ciclo con una baja temporal, como por cualquier otra patología médica, pero renunciar definitivamente a su cargo significa la desaparición de la función pública que venía desempeñando, como si a partir de ahora se dedicara a las tareas de cuidado que están adscritas a las mujeres por el Patriarcado.

Las mujeres que trabajan fuera del hogar y dentro de él, simultáneamente, son millones en nuestro país, y en el mundo entero, y llevan reclamando las medidas sociales necesarias para que puedan liberarse de la doble jornada, que se les atribuye en exclusiva. Los casos de mujeres dedicadas a la política en España, que a la vez son madres, son ya numerosas, algunas de ellas incluso dentro del PSOE, de modo que la renuncia definitiva a la vicesecretaria del partido de la señora Lastra resulta enormemente retrógrada, propia de tiempos que creíamos superados.

A mayor abundamiento, la decisión de Lastra nos hace situarnos en el siglo pasado cuando la política “era cosa de hombres”, y resulta un ejemplo de involución para el resto de las mujeres. Exactamente todo lo contrario de lo que esperamos de las dirigentes del Partido Socialista que han presumido siempre de feministas y de hallarse a la cabeza de las reformas legales y de las actuaciones políticas en materia de feminismo en nuestro país.

A menos que bajo ese pretexto el Presidente Sánchez haya decidido prescindir de Adriana Lastra por motivos bien diferentes, cuando ha perdido la confianza en su capacidad y le molestan sus actuaciones, así como prefiere renovar el equipo de gobierno, lo que ha realizado inmediatamente. Pero la ciudadanía española tiene derecho a que sus gobernantes le informen con sinceridad sobre tales decisiones en un país que presume de democrático, porque de otro modo actúa como una dictadura.

Las explicaciones que ha ofrecido Lastra son hipócritas y corresponden a un nivel de ocultación de las verdaderas causas de su abandono del cargo, lo que desmerece su categoría.  Y dejan la sospecha de que el Presidente le ha dado la opción de irse antes de que prescinda de ella, como sucedió con la Vicepresidenta Carmen Calvo, de la que no nos ofrecieron explicación alguna sobre su despido, cuya repentina desaparición del gobierno, que se amplió poco después con la de la ejecutiva del partido, se ha aceptado como normal y que ya ha pasado al olvido.

La involución de los avances del feminismo de los tiempos que estamos viviendo se plasma escandalosamente en estos sucesos. Sobre todo, cuando a la dimisionaria se la sustituye por un hombre, como ha sucedido a la vez con la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, con lo que se merma claramente la presencia femenina en la cúpula del partido y de las instituciones.

Por ello, añadimos, resulta más sorprendente que el Movimiento Feminista no se haya pronunciado sobre este tema que es muy representativo de que los principios del Patriarcado siguen incólumes como son:

Primero. –  Las mujeres tienen como principal misión parir hijos para que el sistema siga funcionando.

Segundo. – Cuando comienza la función maternal las mujeres deben dejar toda otra ocupación que se interponga, tengan la categoría que tengan.

Tercero. – El sistema capitalista está íntimamente entrelazado con el patriarcal, por lo que no provee de medios para que las mujeres puedan coordinar su trabajo productivo con la maternidad.

Cuarto. – En consecuencia, cuando una mujer que trabaja fuera del hogar, y sobre todo cuando ocupa un puesto de decisión y gobierno, se queda embarazada debe dejar aquel en beneficio de continuar su labor reproductora, dando ejemplo a las demás.

Constatamos con indignación y pesar que rápidamente se están enterrando en el olvido las causas a las que el feminismo ha entregado doscientos años de luchas y sacrificios, y se retrocede medio siglo, con la indiferencia o la aceptación de las feministas actuales.

Comisión Política del Partido Feminista de España
Madrid, 21 julio 2022.

Deja un comentario

Please accept [renew_consent]%cookie_types[/renew_consent] cookies to watch this video.