SEGUNDO COMUNICADO DE LA COMISIÓN POLÍTICA DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA SOBRE LA SENTENCIA DICTADA POR EL TRIBUNAL SUPREMO CONTRA LOS INDEPENDENTISTAS CATALANES – Partido Feminista de España

La Comisión Política del Partido Feminista de España, en su reunión del pasado 20 de octubre tomó la resolución de difundir el siguiente

COMUNICADO:

Ante los numerosos comentarios y muestras de apoyo recibidas al  comunicado emitido por la CP del PFE el pasado 16 de octubre, sobre la sentencia del Tribunal Supremo contra los independentistas catalanes, tenemos que hacer las siguientes precisiones:

La demanda de una República catalana, separada de la española, planteada y orquestada por la burguesía catalana, a la que a la que se unen ciertos sectores sociales que no conocen la historia de España, y que están fanatizados por la propaganda independentista que ha realizado el gobierno de la Generalitat durante los últimos 10 años, es completamente espuria. La demanda que todos los sectores progresistas de la sociedad española han planteado en los últimos 150 años es la de una República española.

De tal forma se desarrolló la campaña republicana que desde el fin de la I llevó a la proclamación de la II, y que fue secundada por la mayor parte de la sociedad catalana. Los independentistas no quieren recordar que en el conflicto planteado del año 1934 a raíz del desencadenamiento de la revolución de Asturias, el President de la Generalitat, Lluís Companys, proclamó el l’Estat Català dentro de la República española. De la misma manera, cuando se produce el golpe de Estado y el alzamiento militar, todas las organizaciones obreras y sindicales y los partidos republicanos y de izquierdas se unen a la lucha que lidera el gobierno España contra los fascistas. La determinación de los trabajadores catalanes en defender el gobierno legítimo de la II República les lleva, el mismo 18 de julio de 1936, a asaltar el cuartel de Atarazanas para lograr las armas con las que oponerse a los cuarteles sublevados. En esa batalla caen víctimas de la metralla fascista muchos obreros que dieron la vida por mantener la República española. Y con el mismo propósito las brigadas anarquistas de Cataluña se unieron al ejército republicano en el intento de liberar Zaragoza y en la defensa de Madrid. Allí cayeron Buenaventura Durruti y otros líderes anarquistas que nunca plantearon la separación de Cataluña y España.

La demanda de una República democrática, popular y feminista la estamos manteniendo las organizaciones feministas, los partidos  de izquierda y las asambleas republicanas desde hace 80 años. Una República Federal que significa la unión de los diferentes pueblos de España en un proyecto común de convivencia para construir una sociedad socialista y feminista, en la que  restaurar la legalidad de la II República y aprobar una Constitución que tendría como base y marco la de aquella, que se declaraba de trabajadores de todas las clases.

La República es el único régimen que garantiza la democracia en nuestro país con la participación de toda la ciudadanía y el apoyo de las organizaciones políticas y sociales desde la izquierda. Plantear la escisión del territorio catalán, enfrentándolo al resto de España no puede entrar en el ideario de las organizaciones de izquierda. Quienes así lo están haciendo están confundidas o actúan en beneficio únicamente de las burguesías, tanto nacionales como  europeas, en esta estrategia organizada por las grandes corporaciones industriales y financieras de dividir los estados nacionales en pequeñísimos territorios dominados por las oligarquías, y dirigidos por la OTAN y el Departamento de Estado de Estados Unidos.

El federalismo no significa la separación de los pueblos sino su unión en un proyecto común, que mantiene un grado de autonomía de los diferentes territorios en función de las peculiaridades culturales de cada comunidad.

La reclamación de la República catalana separada del Estado español que está enardeciendo a un sector de la juventud constituye uno de los engaños de la sociedad catalana a que ha llevado la política de la Generalitat y la educación de varias generaciones, durante cerca de 40 años, por los sectores ideológicos que trabajan para lograr la secesión de Cataluña.

El Partido Feminista de España como partido marxista y republicano, no puede apoyar esa estrategia de reclamar la República catalana y no la República española, que significa la destrucción de la nación española y  la hostilidad contra el resto de la ciudadanía, con la ceguera de no comprender que los pueblos han de unirse y no separarse en su lucha contra la explotación capitalista y el dominio imperialista.

La monarquía, impuesta en la Transición por las fuerzas de derecha, es el sostén de los grupos de poder que nos dominan desde hace siglos: la Iglesia, la banca, las corporaciones industriales y de armamento, las multinacionales que operan desde la Unión Europea y está mantenida por la OTAN, que ha hecho de la Península su base militar más importante en el Estrecho de Gibraltar y en el Mediterráneo.

Acabar con la Monarquía, en un país donde su pueblo ha luchado arriscadamente en tres guerras civiles exterminadoras para lograr la democratización de su política y su economía con una República elegida por la ciudadanía, es una demanda inexcusable de la izquierda. Queremos hacer constar este pronunciamiento para que no se sigan difundiendo mentiras y calumnias contra el Partido Feminista de España, por supuesto orquestadas interesadamente por elementos indeseables, en las que se nos tacha de monárquicas, para descalificarnos.

 

Madrid 21 de octubre de 2019.