COMUNICADO DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA SOBRE LA SITUACIÓN QUE SUFRE PALESTINA

El Partido Feminista de España denuncia la situación que está viviendo la población palestina, sumida en una pandemia de graves consecuencias que hunde más todavía a una sociedad ya depauperada por el acoso constate de los sucesivos gobiernos de Israel. 

A pesar de que el programa de vacunación contra la covid-19 de Israel es reconocido como el más eficiente del mundo, cerca de cinco millones de palestinos permanecen excluidos de la necesaria vacuna, aunque la acción es contraria a las convenciones internacionales, las cuales remarcan la atención debida a la población de los territorios ocupados.

 Un total de 23 personas han muerto por coronavirus durante las últimas 24 horas en la Franja de Gaza, un número de fallecidos diarios sin precedentes en el territorio palestino, con un índice de pruebas positivas superior al 40%.

Desde la declaración de la pandemia en Gaza, territorio donde dos millones de personas malviven por el bloqueo constante de los diferentes gobiernos de Israel, han muerto 761 personas por la enfermedad, según el balance actualizado este domingo por el Ministerio de Salud palestino.

La Franja de Gaza ha registrado 466 nuevos contagios, mientras que en Cisjordania han fallecido 11 personas en las últimas horas, en las que se han registrado 522 nuevos contagios.

La pandemia y el bloqueo israelí están llevando al límite el sistema sanitario en un territorio donde solo un 0,8 % de la población ha recibido la primera dosis de la vacuna. Estas cifras se han conocido a pocas semanas de las primeras elecciones legislativas, en 15 años, en Palestina, elecciones que se realizarán el próximo 22 de mayo.

La situación en la Cisjordania ocupada es muy complicada. Según cifras actualizadas del Ministerio de Sanidad cisjordano, más de 125.000 personas han sido ya inoculadas en este territorio, donde residen tres millones de personas y se registran, desde hace varios días, alrededor de 500 contagios diarios. En cambio, en Israel la población  ya puede circular por las calles sin mascarilla tras más de un año de su uso obligatorio.

Exigiendo el cumplimiento de los derechos humanos, es obligado denunciar el desamparo que sufre la población, al que el gobierno israelí practica una política de apartheid, que puede denominarse de lento genocidio.

Dicha situación es una prueba más de la necesidad de acabar con la ocupación y dar cumplimiento de la resolución 242, aprobada en la ONU, la cual establece la retirada de los territorios que Israel ocupó en la guerra de los Seis días, del año 1967.

Israel tiene una frontera de facto con la Franja de Gaza, desde que retiró sus tropas y colonos en el año 2005, pero la realidad es que es una cárcel a cielo abierto, al estar vigilada por tierra mar y aire. Recordemos el barco internacional, Mavi Mármara, que llevaba ayuda a Gaza y fue atacado por patrulleras israelís en agua internacionales del Mar Mediterráneo, en el año 2010, ataque que causó 9 muertos y más de cien heridos entre los integrantes de la flotilla que llevaba ayuda al pueblo palestino.     

Las fronteras oficiales de Israel no se han determinado todavía, pero además existe otro agravante que es el muro que Israel ha realizado, de 5000 metros de largo y 7 de altura: dicho muro ha fragmentado el territorio de Cisjordania, separando trabajos, servicios sanitarios, educativos y otras necesidades de sus hogares.

El muro, considerado ilegal por el Tribunal de la Haya sigue ahí. Se alza como símbolo de la impunidad que se concede al estado sionista y confesional del Estado de Israel.  Los magistrados del Tribunal de la Haya afirman que el muro: «infringe gravemente un número de derechos de los palestinos que residen en el territorio ocupado por Israel, y esas violaciones que se desprenden del itinerario no pueden ser justificadas por las exigencias militares o por las necesidades de seguridad nacional o el orden público».

Si bien Israel vacunó a unos 120.000 trabajadores palestinos con permiso de empleo en su territorio y en las colonias judías, el resto de la población palestina continúa desasistida. No reciben vacunas, pero sí bombardeos, ya que cazas y helicópteros bombardearon objetivos de Hamas, en la madrugada del pasado sábado.

El Partido Feminista denuncia que la gravedad de la situación del pueblo palestino no es tenida en cuenta por los gobiernos de la llamada, “comunidad internacional”, lo cual les hace cómplice de la situación que vive Palestina. Y qué decir de Europa, causante de La Declaración de Balfour, de 1917: Declaración del gobierno inglés apoyando «un hogar nacional para el pueblo judío» en tierras palestinas, que permitió la creación del Estado de Israel en dicho territorio. Dicho documento se consolidó en Naciones Unidas, el 29 de noviembre de 1947, permitiendo  la partición de Palestina en dos Estados. Por el contrario, dio origen a la depauperada situación que vive la población palestina y la impunidad de la que goza el Estado de Israel.

25 de abril de 2021

Comisión Política del Partido Feminista de España

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies