COMUNICADO DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA – CORONAVIRUS – Partido Feminista de España

La Comisión Política del Partido Feminista de España, ha adoptado por unanimidad la siguiente resolución:
Ante la situación de alarma sanitaria por la pandemia del corona virus que está viviendo España el PFE tiene que DECLARAR:

En primer lugar es imprescindible denunciar la complicidad que ha tenido la Organización Mundial de la Salud con las grandes corporaciones internacionales para retrasar la declaración de pandemia del corona virus hasta el 11 de marzo de 2020, cuando el primer caso reportado  en China es del 1 de diciembre de 2019, precisamente por eso se llama Covid 19 y no 20. Esta decisión tenía el propósito de no tomar medidas con el fin de no alarmar a las poblaciones y  evitar el cierre de los sectores productivos, con el consiguiente pánico en la bolsa y las astronómicas pérdidas que podían sufrir. De esta política criminal han sido, y siguen siendo, servidores todos los gobiernos de los países europeos y EEUU.

El calendario de las decisiones institucionales y el avance de la pandemia demuestran claramente lo que estamos denunciando. El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas identificaron como agente causante del brote un nuevo tipo de virus de la familia Corona viridae, que ha sido denominado SARS-CoV-2. La secuencia genética fue compartida por las autoridades chinas el 12 de enero. Los días 23 y 30 de enero se reúne el Comité de Emergencia que asesora al director de la OMS y declara la alerta  el 30 de enero, pero afirma que no va dirigida a los países desarrollados sino a aquellos que no disponen de recursos sanitarios suficientes para hacerle frente. El Comité no recomienda ninguna restricción de viaje o comercio basada en la información actual disponible.” Para el Capital lo único importante es el beneficio y a su consecución sacrifica lo que sea necesario, incluidas las vidas humanas.

Y el gobierno español no alarmó a la población ni impuso medidas restrictivas de movimientos ciudadanos sino que aseguró que no había ningún peligro y que la sanidad española era la mejor del mundo y espera hasta el 14 de marzo para declarar el estado de alarma, cuando ya había seis mil enfermos diagnosticados y sesenta fallecidos en España.

A esta inepcia de un gobierno formado por una coalición de partidos: PSOE, Podemos que tiene en su seno varias formaciones e Izquierda Unida que a su vez suma diversas organizaciones, en advertir el peligro y tomar las medidas necesarias para proteger a la población, se suma al desmantelamiento de la sanidad pública que desde hace diez años los gobiernos sucesivos se han complacido en llevar a cabo.
El resultado lo estamos sufriendo en los momentos actuales: en el día de hoy contamos con 72.248  enfermos diagnosticados –los no diagnosticados son incontables- y 5.700 fallecidos, cifra mayor que todas las víctimas de China, y la amenaza real de aumentar cada día los contagiados.

Lo más terrible es la falta de medios que padece la sanidad española para hacer frente a la pandemia. Las informaciones sobre los ancianos muertos y abandonados en sus camas en las residencias gestionadas por empresas privadas y ni siquiera detectados en los primeros momentos, debería haber provocado un escándalo, tanto en la ciudadanía como en el Parlamento, con la exigencia de responsabilidades al gobierno. Pero ahora la oposición de derecha está apoyándolo porque ellos habrían hecho lo mismo. La que no existe es la oposición de izquierda.

Así mismo,  la falta de elementos de protección de algo tan minúsculo como mascarillas que no podemos fabricar en España porque al parecer no existe industria textil, y es preciso comprarlas a China, y la adquisición de tests que se han demostrado inútiles tendría que haber sido suficiente para que dimitiera el Ministro de Sanidad.

Nadie explica por qué Alemania cuenta únicamente 399 fallecidos con 53.390 infectados, y cómo fue posible que Alemania y Francia acapararan la producción de mascarillas y respiradores antes que ningún otro país, y prohibieran su exportación, sin que España se enterara de que no tiene repuestos.

A esta terrible situación se suma la falta de plazas en las UCIs, y la imposibilidad de atender hospitalariamente y ni siquiera médicamente a todos los infectados.

Ver las imágenes de los hospitales de campaña  y las camas alineadas en la Feria de Madrid y de Barcelona, y los reportajes de mujeres cosiendo mascarillas en su casa, en vez de llenar de vergüenza a nuestros gobernantes son mostrados por la televisión pública como grandes logros de las instituciones y de la solidaridad ciudadana, que a su vez es incapaz de dirigir su indignación contra un gobierno que es inaceptable.
Desde el Partido Feminista de España, DENUNCIAMOS la incompetencia e indiferencia de este gobierno del PSOE y Unidas Podemos que se autocalifica de izquierda y que no sólo es de una inepcia evidente sino que actúa con la misma crueldad que si fuera de derechas. Eso sí, Pedro Sánchez nos endilga continuamente sensibleros y ridículos discursos que más parecen sermones, para hacer llorar a los ingenuos y que difundan por las RRSS inocuos llamamientos a la solidaridad universal, así como provoca que salgan cada tarde a aplaudir a los esforzados trabajadores que nos permiten sobrevivir. Pero que no reclaman que contraten más personal para todos los servicios imprescindibles y que les suban el sueldo. Este mundo de lo simbólico y fútil frente al abastecimiento de las necesidades materiales.

El gobierno de coalición de izquierda ha dejado en un infame abandono a los colectivos más necesitados: mujeres y niños maltratados, prostitutas encerradas peor que animales en los prostíbulos, emigrantes y refugiados no legalizados, personas sin techo, empleadas de hogar, ancianos que viven solos. No sólo este gobierno tan sensible no se refiere más que de pasada a las mujeres víctimas de violencia machista para añadir recursos dramáticos a su discurso, sin que se haya puesto ningún remedio eficaz a la situación de peligro y aislamiento que están viviendo las víctimas, sino que a los otros colectivos ni siquiera los menciona. Lo más ridículo es el cuadernillo de instrucciones que está repartiendo el Ministerio de Igualdad digitalmente, y muy difícil de entender, dando instrucciones a las víctimas para que ellas mismas se protejan.
Ha quedado en evidencia que los partidos que gobiernan no son de izquierda, como ya había denunciado repetidamente el Partido Feminista de España, por lo que solicitó reiteradamente a Izquierda Unida que no se constituyera la coalición con Podemos, pero IU prefirió expulsarnos a nosotras. El Partido Feminista de España declara su indignación y repulsa más contundente contra la acción de este gobierno de PSOE y Unidas Podemos en los trágicos momentos actuales, y reclama que se le pidan responsabilidades en las Cámaras, a tenor de la dejadez, la inepcia y la indiferencia que están demostrando, con las consecuencias que se determinen tanto por el poder político como por el judicial.

Madrid, 28 de marzo 2020.