COMUNICADO DEL PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA ANTE EL COMUNICADO DE DISOLUCIÓN DEL ÁREA DE LA MUJER DE IU – Partido Feminista de España

El Partido Feminista de España expresa su consternación ante la disolución del Área de la Mujer de IU, acordada por sus coordinadoras hace unos días.
Cuando las que toman la decisión manifiestan que lo hacen ante “la limitación de funciones y atribuciones aprobada por la asamblea de IU”, sentimos un profundo disgusto.
Toda pérdida de una organización que ha trabajado esforzadamente por el feminismo significa un retroceso para todas las feministas, para todas las mujeres y para toda la sociedad.
Sabemos bien las que componemos la dirección del Partido Feminista que las compañeras del Área de la Mujer de IU han cumplido esforzadamente, durante más de tres décadas, con los propósitos que se marcaron al crearse la organización.
Puesto que las conocemos y hemos estado juntas en todos los acontecimientos que han marcado las luchas feministas de este siglo y el pasado, damos fe de que lo expuesto por ellas es cierto cuando afirman que: “Han trabajado estrechamente con las organizaciones de mujeres y el movimiento feminista, han desarrollado el trabajo programático, han intentado imprimir un sello feminista a IU, y han intentado deconstruir la cultura machista en el interno de la organización”. Que este último propósito no lo han logrado lo demuestra la decisión de la Asamblea de acabar con el Área.
Nosotras nos manifestamos en la Asamblea en contra de disolver las áreas, fuese por la decisión que fuese. La respuesta de la dirección de IU al manifiesto de las compañeras del Área nos parece inaceptable al acusarlas de que :
“ Lo que se ha producido es una dimisión de responsables que no asumen los acuerdos democráticos ni de la IX Asamblea Federal, ni de la Asamblea de estatutos y nuevo modelo organizativo.
2. Las compañeras que deciden unilateralmente disolver el área forman parte de una permanente no renovada durante más de 5 años, y sin ningún refrendo por parte de la militancia de IU ni de sus áreas territoriales.”
Es incierto que las compañeras decidieran unilateralmente disolver el área, puesto que tal actuación se decidió en un Pleno del Área el 28 de octubre pasado.
Así mismo cuando el comunicado dice que “la organización ha hecho una apuesta firme por la construcción de una IU feminista donde el espacio del área se nutra de las experiencias del movimiento feminista, generando una red feminista más amplia y volcada en la lucha”, tenemos que manifestar que esta pomposa declaración no se corresponde con la realidad, porque el trabajo feminista de las mujeres del Área no ha sido nunca suficientemente valorado por la dirección, no se le han proporcionado los medios necesarios para ello, y no se ha promocionado suficientemente a las mujeres que coordinaban el Área para que tuvieran la presencia en los medios de comunicación necesaria para difundir su mensaje y hacer visibles a las que tanto trabajan en ello.
Cuando la dirección afirma que “La mayoría de las áreas territoriales de mujer de Izquierda Unida comparten esta estrategia y están volcadas en estos objetivos. Por lo tanto, todas las áreas territoriales siguen funcionando con normalidad y plena participación, y podrán de acuerdo a los estatutos, transitar a un modelo mixto área/red, en función de sus necesidades territoriales.” no sabemos que propósitos alberga la dirección de IU con esta transformación organizativa. ¿Qué significa ese constructo lingüístico de área/red? ¿Significa que el trabajo se trocea en territorios por activistas que no tienen un programa común, sin que haya una coordinación federal? ¿Esta va a ser la organización a partir de ahora?
Por estas declaraciones se puede intuir que el trabajo feminista dependiente de IU estará incomunicado en los diferentes territorios, sin un proyecto común, un programa decidido por la mayoría de la organización y sin unas señas de identidad que lo sitúen en la izquierda. Seguirán la corriente mayoritaria en cada territorio, que puede ser el feminismo liberal e incluso el que pretende regularizar la prostitución y los vientres de alquiler, por ejemplo.
La lucha feminista tiene sus características propias puesto que afecta a toda la población. No se dirige únicamente a lograr mejoras en un aspecto determinado de las reivindicaciones de la mujer, sino que constituye un  proyecto de cambio social total. El Área de la Mujer no es comparable con las otras áreas de IU, como educación, sanidad o jubilados. El feminismo viene a aportar desde hace dos siglos el propósito de transformar el mundo para hacerlo igualitario, libre y solidario entre hombres y mujeres. Lo demuestra el caudal de reflexiones, ensayos y literatura feminista que se ha acumulado en el mundo entero, del que nuestro país es pionero, incomparable con lo que pueden haber aportado teóricamente otras ramas de los movimientos sociales.
Por ello, es inaceptable y censuramos, el propósito de IU, sea la asamblea que sea la que lo haya aprobado, de diluir el Área de la Mujer en ese magma que ahora llaman redes, y que nadie sabe en qué consistirán, como si de un movimiento de reivindicaciones inmediatas y sectoriales se tratara.
Al mismo tiempo nos mostramos disgustadas y rechazamos la decisión de las coordinadoras del Área de disolverse, por más que las dificultades que expresan sean verídicas. Aparte de que organizativamente es cierto que sólo la Asamblea  Federal puede disolver un área, en lo que supone un cambio importante de sus Estatutos, lo fundamental es que las mujeres del Área no pueden rendirse. Y lamentamos que antes de tomar esta decisión no se hayan puesto en contacto con el Partido Feminista, ni solicitado nuestra opinión, a pesar de que hemos intentado en numerosas ocasiones tener una reunión conjunta con las coordinadoras. Nosotras apoyamos incondicionalmente el mantenimiento del Área, porque, como decimos, su pérdida es nuestra pérdida y sólo nos debilita a todas las feministas y perjudica a todas las mujeres.
Deseamos que tanto las coordinadoras del Área, como los miembros de la dirección de IU, recapaciten y no se enroquen en argüir cuestiones burocráticas y de procedimiento sino que piensen en los perjuicios que para un proyecto de izquierda significa la pérdida de su Área más eficaz y asentada, en un momento en que el avance de la lucha feminista se ha demostrado como el más fuerte de todos los movimientos sociales, lo que constituirá un retroceso no sólo para la causa feminista sino para el avance de la organización, y más en estos momentos electorales.

Madrid 4 de noviembre 2018.