Alegaciones al Anteproyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI

Dentro del Plazo acordado por el Ministerio de Igualdad para recabar la opinión de la ciudadanía acerca del contenido de anteproyecto de Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI, el PARTIDO FEMINISTA DE ESPAÑA formula las siguientes:

ALEGACIONES:

Solicitamos la retirada de dicho anteproyecto por considerar que su contenido tal y como se encuentra redactado en la actualidad es manifiestamente ilegal e inconstitucional.  Además de suponer un claro retroceso en derechos y garantías de los mismos para la ciudadanía española.

  1. No respeta la jerarquía normativa afectando su contenido a varias leyes orgánicas que no pueden ser modificadas por Ley ordinaria. Y a derechos fundamentales de toda la población que requiere su tramitación por Ley Orgánica según el art 81 de la Constitución.
  2. Vulnera gravemente preceptos Constitucionales, como el art 14 de la Constitución en donde se establece la igualdad de “sexo”.
  3. Invade competencias del Poder Judicial al establecer un régimen sancionador sin las debidas garantías de un procedimiento contradictorio e invirtiendo la carga de la prueba, establecidas en el art 24 de la Constitución sobre la tutela judicial efectiva.
  4. Vulnera el Principio básico de nuestro ordenamiento de “seguridad jurídica”, del Art 9 de la Constitución, al establecer procedimientos sin las debidas garantías ni acreditación para la inscripción de datos en los registros oficiales del Estado, CCAA o demás administraciones públicas.
  5. Vulnera nuevamente el principio básico de nuestro ordenamiento de “seguridad jurídica”, del Art 9 de la Constitución, al establecer términos sin contenido explícito u objetivamente confusos como “trans” o “género”.
  6. Vulnera el principio de protección de los menores y la tutela necesaria del Estado a los mismos, en caso de desprotección o situación de riesgo como dicta el Art. 39 de la Constitución Española, y que se recoge en nuestra legislación y en los tratados internacionales suscritos por España sobre la protección de los menores.
  7. Desvirtúa el Principio básico de Igualdad y vulnera toda la legislación para la promoción de igualdad entre los sexos, entre las que se encuentran varias Leyes Orgánicas, al equiparar términos con contenido desigual como son “sexo”, objetivo e inmutable y “género” que es un constructo lingüístico sin correlación con la realidad, vulnerando nuevamente el Art. 9 de la Constitución “PP de Seguridad Jurídica”.

DESARROLLO DE LAS ALEGACIONES ANTERIORES

  1. Leyes Orgánicas que pretende modificar a través de una Ley Ordinaria:

Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

La Constitución establece en su art 14 la igualdad entre los sexos, termino objetivo e inmutable en la actualidad. No menciona el “género”.

No existe ningún procedimiento médico que varíe el ADN ni los cromosomas ni las capacidades innatas que el sexo de nacimiento confiere. El desarrollo de este principio ha llevado a la publicación de diversas leyes a fin de asegurar la efectiva igualdad, al encontrarse las mujeres en situaciones discriminatorias históricas, frente a los hombres, debido objetivamente a su menor estructura y capacidad física y su exclusiva atribución de la capacidad de gestar. Siendo estas las características básicas que diferencian a ambos sexos, como datos objetivos. Y no correspondiendo su identificación con la categoría “género” que no tiene ningún correlato con la realidad, no justifica por su diferencia objetiva sustancial la aplicación o no de las leyes para la promoción de la igualdad entre sexos a fin de equilibrar sus diferencias.

  • El Estado de Derecho al que consideramos estamos adscritos, nos conmina a procedimientos sancionadores, justos, objetivos, independientes y protectores de la ciudadanía encomendándolos a un poder independiente del Poder Ejecutivo y el Legislativo, como es el Poder Judicial. Dejar sin las debidas garantías de un procedimiento judicial a la ciudadanía, cuando afecta a derechos fundamentales como  la libertad de expresión o la protección de los menores, que se encuentran protegidos por nuestra Carta Magna, no puede encomendarse a la Administración Pública.
  • La inscripción de un dato subjetivo, como puede ser el género, sin la debida acreditación certificada de un organismo oficial, como un miembro de la sanidad pública, generaría un precedente, donde los registros oficiales podían variarse por el mero poder, a voluntad personal y subjetiva de las personas.

     Principio que en un futuro puede extenderse por analogía a otras subjetividades.

  • No define el termino Trans que puede englobar tanto transexual como trasgénero, tal y como deducimos intuitivamente, lo cual vulnera el principio de seguridad Jurídica al englobar términos imprecisos que suponemos podrán aplicarse por ello no tan solo al 0,002% de la población transexual de este pais.  Se desprotege con ello los derechos de las personas transexuales que la citada Ley dice que pretende proteger.

Desde el principio impugnamos la denominación de tránsgenero que se adopta en todo el redactado y que consideramos inaceptable, ya que el término género no significa nada. En español el sustantivo género se aplica para clasificar diversas materias, pero no tiene ningún significado en el caso de referirse a las personas. La palabra género se está remitiendo a una categoría relacional​ y no a una división de las personas en grupos identitarios.

Al utilizar un término tan confuso que igualmente sirve para clasificar la obra artística: género lírico, género literario, género dramático, los productos textiles: género de punto, los términos gramaticales: género femenino y masculino, o incluso en términos satíricos: género tonto, se ha desnaturalizado y despolitizado la denuncia de las opresiones y marginaciones que sufre la mujer y se desvanece el papel represor del hombre.

Sí existen las personas transexuales, aquellas que deciden cambiar su sexo mediante las terapias y procedimientos quirúrgicos adecuados, pero pretender que puede no cambiarse el sexo pero sí el género es una construcción fantástica inaceptable desde todos los puntos de vista, tanto antropológico como biológico como cultural. Se pretende modificar la realidad simplemente por el deseo personal. En la especie humana, como en todas las especies mamíferas los miembros están divididos en dos sexos: macho y hembra, lo que no se conoce es el llamado género, que no existe.

  • Permite la vulneración establecida en el art 12 de Constitución de la mayoría de edad para obrar y decidir, sin establecer las necesarias garantías para proteger a los menores hasta de sus propias decisiones o de las de sus progenitores, en el deber de tutela y protección que el Estado asume frente a ellos y que se compromete en los tratados suscritos internacionalmente, permitiendo procesos médicos irreversibles y estableciendo sanciones para aquellos que pretendan protegerlos, hasta que sus decisiones puedan ser valoradas por los mismos, con la suficiente madurez y capacidad o ayuda de profesionales especializados en medicina o psicología. Tal y como establecen las sentencias del TS, sala de lo civil de 17 de diciembre de 2019, y Tribunal Constitucional Sentencia del Pleno de 18 de Julio de 2019
  • Desvirtúa el Principio de igualdad de sexos recogido en nuestra Constitución y en diversas leyes al equiparar los conceptos  sexo y género, desprotegiendo con ello a las mujeres, que es la población más necesitada de protección, en sus espacios, categorías de competición físicas, y promociones empresariales y públicas, políticas de igualdad. Sustituye una categoría objetiva homogénea en sus cualidades innatas e inmutables de sexo por categoría subjetiva cuál es el género.  E incluyendo terminología de confuso, subjetivo y variable contenido o directamente tergiversa su contenido objetivo, como “progenitor gestante”, “identidad de género”, “identidad sexual” “autodeterminación de género” “expresión de género” “asignación de sexo”.

Por tanto, no solo no aporta ningún derecho nuevo, ni consolida con la debida seguridad jurídica los derechos de las personas transexuales, mucho menos los del resto del colectivo LGBI, a los que tan solo menciona en el Titulo de la ley, pero a los que apenas se refiere en el resto del contenido de la misma, sino que además dificulta la delimitación del colectivo, a fin de asegurar el acceso a procedimientos y ayuda sanitaria del Estado u otro tipo de ayudas o promociones sociales. Realiza una amalgama de circunstancias y sujetos no definidos ni objetivables en las definiciones del anteproyecto.

Vulnera derechos objetivos y fundamentales de la ciudadanía, tanto en la seguridad jurídica, como la tutela judicial efectiva, como  los derechos de las mujeres y la protección de los menores.

Obviando las legislaciones de otros países que han tenido que rectificar sus legislaciones ante las variadas y perjudiciales consecuencias de aplicar subjetividades en sus legislaciones.

Por todo lo cual,

El Partido Feminista de España solicita que el proyecto de Ley referido sea retirado de la toma en consideración por parte del Congreso de los Diputados.

Partido Feminista de España.
15 de agosto de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *